La moda en la mujer de la II República Española

4 may

Casandra López Marcos.-

La moda, es algo más que cubrir el cuerpo con ropa para no salir a la calle desnudo/a, es un fiel reflejo de los rasgos socio-culturales en los que una determinada sociedad vive. Además, la moda es algo que en sus orígenes tenía como objeto cubrir una parte de las necesidades estéticas y de reafirmar la personalidad, la forma de ser del ser humano, de expresar mediante una serie de prendas, de abalorios y demás adornos, cómo es esa persona. “Dime cómo vistes y te diré quién eres.”

Basta con volver la mirada a la población de hoy en día. La cultura juvenil, lleva utilizando desde décadas determinadas prendas como signo de identidad, cómo una forma para diferenciarse de los demás e incluso como un modo de hacer notar sus reivindicaciones.

La ropa también es un elemento clasista. Desde el nacimiento de la sociedad estamental, la vestimenta era un signo de capacidad económica. Cuanto más elaborado, más nutrido de tela y  más abalorio había en una determinada vestimenta, más elevada era la “posición” dentro de la sociedad estamental de esa determinada persona; por el contrario, cuanto más desnutrida y enmugrecida era la tela de las prendas, inferior era el  estrato al que esa persona pertenecía.

Por primera vez, se comienzan a ver bastantes fotos de mujeres posando en revistas y diarios[1], las mujeres muestran tímidamente sus piernas y el tradicional pelo recogido se transforma paulatinamente en una melena a la altura de las orejas, aunque peinado hacia atrás, dejando el rostro al descubierto. Como en todo hay excepciones y existían mujeres que aún seguían ancladas en los valores tradicionales, y por tanto, estos cambios no los vivieron.

“La Moda Práctica”, 1931, ilustra cómo eran los trajes de noche de las mujeres en la época.

Para la sociedad de la época, las piernas de la mujer eran todo un símbolo de sensualidad femenina. Muestra de ello, son las numerosas imágenes en las que podemos ver mujeres de la época enseñando piernas y con un texto que hace elusión a la sensualidad de estas.

Los bañadores de la época, eran bastante “grandes” si los comparamos con los actuales. Pero aún así, constituía una auténtica revolución el hecho de que la mujer se bañara con trajes que dejaran sus piernas al descubierto.

Durante esta época se hablaba del “sex appeal” y de “la mujer fatal”. Diario del Siglo XX en su sección El Álbum en 1932, definía sex appeal de la mano del fotógrafo vienés M.Manasse, en los siguientes términos: “Aquella mujer que sabe concentrar las miradas masculinas sobre el 10 por 100 de sus encantos, queda catalogada entre las bellezas oficiales. Si consigue enfocar esas miradas hacia el 25 por 100 de sus atractivos, tiene mucho adelantado para convertirse en vedette de moda (…). Y si logra llegar en ese terreno al 50 por 100 (…), entonces habrá establecido en esto que ahora llaman los norteamericanos the sex appeal (el atractivo del sexo), la marca de altura sobre todos sus contrincantes. Será una blleza irresistible de las que paralizan el tráfico en la vía pública. En realidad, la mujer que alcanzase un porcanteja más elevado podría ser considerada como un verdadero fenómeno de la naturaleza.[…]”

Como vemos se comienza a hablar de la mujer con ciertos tintes sexuales, se ve cierta apertura en los aspectos sexuales como tema a tratar en la prensa. Además de una pérdida de pudor, podemos ver que en España, comienza a verse a la mujer como algo más que un “ángel de hogar”, que además de madre, esposa e hija puede ser una mujer atractiva con impresionantes cualidades físicas que puede mostrar.

Cabe decir que la revista Crónica, tenía una sección llamada Fotografía de Arte, en donde todas las fotografías eran desnudos que podrían definirse como artísticos. En 1934 esta revista, lanzó un especial de primavera en donde la mujer era protagonista. A través de imágenes y todo tipo de textos periodísticos, trataban distintos aspecto de la mujer: mujer como artista, como madre, como amante, como deportista…


[1] Tomando como referencia diarios como El Sol, ABC, Diario del Siglo XX, Blanco y Negro y la revista Moda Práctica. Cuando salían imágenes de mujeres, era porque se las consideraba personajes ilustres o porque tenían especial relevancia para la noticia, sin embargo, cuando se trataba de hablar de moda era muy extraño encontrar modelos posando con la ropa, solían haber en su lugar ilustraciones.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: